Grupo Lexa | Publicaciones
RESUMEN.

La Dirección General de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social emite la presente instrucción con el objetivo de adecuar el contenido de la Instrucción 3/2016 en materia de llevanza de registro de la jornada ordinaria a las recientes sentencias dictadas por el Tribunal Supremo, de 23 de marzo de 2017 y de 20 de abril de 2017

Supuesto de hecho:
 
  • En la Instrucción 3/2016 la Dirección General de la ITSS señalaba, entre diversas cuestiones, la obligatoriedad de llevar un registro de la jornada ordinaria por parte de los empresarios, en virtud del artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores, se realizasen horas extraordinarias o no.
  • La Dirección General entendía que la llevanza del registro era necesaria, esencialmente porque a partir de dicho registro se  podía extraer el número de horas extraordinarias efectivamente realizadas por los trabajadores.
  • No obstante, como bien señala en la nueva instrucción, el Tribunal Supremo, en la sentencia 246/2017 de 27 de marzo, entiende que esa obligación de registrar la jornada ordinaria no puede imponerse al empresario ya que no viene así establecido en la legislación laboral.
  • Así, el Tribunal aclara que la jornada ordinaria se regula en el artículo 34 ET mientras que la obligación de registro se prevé en el artículo 35.5 ET relativo a las horas extraordinarias. También recuerda que, para el caso de los contratos a tiempo parcial o determinadas modalidades especiales de contratación como los trabajadores móviles, los de la marina mercante o los ferroviarios, sí se impone al empresario la obligación de la llevanza del registro de la jornada ordinaria.
  • En este sentido, la Dirección General admite la clara incidencia de estas sentencias del Tribunal Supremo, de 23 de marzo de 2017 y de 20 de abril de 2017, en el contenido de la Instrucción 3/2016, de 21 de marzo, por lo que considera necesario complementar la misma para adecuar la actuación inspectora al criterio del Tribunal Supremo.

Consideraciones Jurídicas: 
 
  • La instrucción 3/2017, viene a modificar el contenido relativo a la inspección y sanción en materia de registro de jornada ordinaria de la Instrucción 3/2016, por el que se imponían rigurosas obligaciones de registro de jornada ordinaria al empresario (horas de entrada y salida de los empleados, número exacto de horas realizadas, etc) y establece claramente que las inspecciones no podrán exigir a los empresarios registros de la jornada diaria de trabajo.
  • En este sentido, en cuanto a la llevanza del registro de jornada diaria de trabajo, no resulta una obligación exigible a las empresas con carácter general, por lo que la omisión del registro de la jornada diaria de trabajo no es constitutiva, en cuanto tal, de una infracción del orden social.
  • Además, se señala que el registro de la jornada sigue siendo un posible medio de prueba allí donde esté implantado y, en esos casos, los inspectores de trabajo pueden seguir acudiendo a él al realizar comprobaciones en materia de tiempo de trabajo.
  • Por otra parte, la Inspección señala que la no obligatoriedad del registro de la jornada diaria de trabajo no exime a las empresas de respetar los límites legales y convencionales en materia de tiempo de trabajo y horas extraordinarias.
 
Conclusión Lex@: 

En definitiva, la Dirección General señala que la Instrucción 3/2016 se mantiene vigente, salvo en lo relativo a la obligación de registro de la jornada diaria de trabajo que, a tenor de las sentencias del Tribunal Supremo, no existe y, por tanto, la omisión del citado registro no puede considerarse en sí misma como infracción social. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que las normas sobre registro de la jornada en trabajadores a tiempo parcial, trabajadores móviles en el transporte por carretera, de la marina mercante o ferroviarios no quedan afectadas por la doctrina del Tribunal Supremo, por lo que existe obligación de llevanza de los registros para estos trabajadores.